Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
11 Sep

DIARIO DE OTRA REALIDAD - El piso y la nostalgia - Parte 2

Publicado por Sergito  - Etiquetas:  #Historia: "Diario de otra realidad"

EL PISO Y LA NOSTALGIA

PARTE 2

 

Mi piso era pequeño, más bien propio de un apartamento. La entrada daba con el mueble que encerraba el frigorífico, haciendo un poco efecto pasillo, para dar con la modesta cocina. Una barra americana con dos taburetes altos separaban el salón con vistas a los edificios de en frente. A la derecha de la entrada, un pequeño pasillo con tres puertas. Una daba al aseo, otra a una especie de cuarto de los trastos, y la tercera a una habitación con cama de matrimonio. - “Me falta casa y me sobra cama” – Pensé.

Eché un vistazo a los muebles y electrodomésticos para comprobar que estaban en buen estado, no quería llevarme sorpresas después.

El teléfono que había en el dormitorio sonó. Me apresuré rápidamente y cogí el auricular:

-          ¿Diga?

-          Hola, buenas tardes, le llamo desde Transportes Martínez, pregunto por el señor Don Sergio. – Dijo la voz de un empleado.

-          Si soy yo, ¿qué desean?

-          Bien, su equipaje ya lo tenemos aquí en Murcia, listo para llevárselo a su domicilio en cuanto usted nos diga.

-          Pues si fuese posible esta tarde sería perfecto.

-          De acuerdo, entonces damos por seguro que estará en casa para recibir su equipaje, ¿verdad? En una hora un vehículo pasará por la dirección que nos facilitó para entregarle su equipaje. Serán 10 € por el servicio.

-          Muy bien, aquí estaré, gracias. “Parecen del Telepizza, todos hablan con el mismo protocolo”.

Colgué el teléfono y continué echando un vistazo a cada rincón de la casa. Para comprobar que todo estaba en buen estado. Enchufé el obsoleto televisor de 24 pulgadas del salón. La imagen era de calidad pobre pero se podía ver dentro de lo que cabe.

Puse la radio en la micro-cadena JVC  que había sobre una estantería al lado del mueble principal del salón. No  logré sintonizar ninguna emisora. Únicamente un estrepitoso crujido de señales sin sentido. “Bueno no necesitaré mucho la radio. Tengo mi portátil con conexión a Internet para informarme de las noticias”. Descubrí una mancha de humedad en la pared detrás del sofá, bastante preocupante. “Daré parte mañana a la propietaria, a ver si fuese posible arreglarlo”. Terminé de inspeccionar la casa, sin más anomalías, volví a la habitación, donde había un amplio escritorio frente a la pared de la cama. Instalé mi portátil, con mis papeles, y conecté el módem USB para comprobar qué tal iba la señal en la zona. “NO SE HA PODIDO ENCOTRAR NINGUNA SEÑAL”. Probé varias veces, pero no hubo suerte. “Demonios, no consigo conectarme a Internet, es muy extraño, estoy en pleno centro de la capital, no en la montaña, debería de haber alguna señal”.

Decidí darme una ducha.  Encendí el calentador eléctrico, y mientras esperaba a que se calentara el agua, me encendí un cigarrillo. Abrí la ventana del salón y me dejé caer sobre el sofá. – “Tengo que dejarlo, me ha causado demasiadas peleas y disgustos, y lo que llegará después”. Me acordé de mi ex pareja. Cinco años de relación. Todavía me acuerdo, cinco años pensando más en lograr dejar el tabaco porque me lo pediste que en disfrutar de la relación. Fíjate lo que te podía querer por hacerte feliz. Cinco años… para nada.

Me quité la ropa, abrí el grifo de la ducha y en cuanto logré que saliera a la temperatura ideal entré. Cerré los ojos mientras el agua resbalaba por mi cara. Abrí los ojos. Y recordé cuándo fue la última vez que me duchaba en un pié de ducha, ya que en mi casa donde vivo tengo bañera. La última vez fue en una ducha igual, rodeando con mis brazos un cuerpo suave y resbaladizo por el agua, aún puedo sentir el tacto, llenando de besos su cuello y espalda mientras el agua nos iluminaba con cada gota que nos golpeaba, como cascadas de estrellas fugaces. Todavía podía sentir como si fuese ayer el tacto de sus nalgas contra mi pelvis. Sentir como esbozaba una sonrisa cuando le susurraba un “te quiero” al oído.

Traté de seguir, pero me detuvo una gota desconocida, que no provenía de la ducha, caliente como una perla, descendiendo por mi mejilla.



Hace buen día para olvidar, para dejar de fumar, ese cigarro lleno de recuerdos...


Comentar este post

gravidanza 02/21/2012 19:48


viajas separado de tu equipaje o lo habian extraviado?

Terry | bolas chinas 11/25/2011 17:46


Yo tambien me he emocionado, genial el relato

Virgy 09/19/2009 00:16

Muy buena, me he emocionado y todo :P

Acerca del blog

Entrar en mi Blog, es como encontrar cada noche y en el mismo rincón de un callejón sin salida, un baúl lleno de historias y pensamientos de un desconocido. Si lo abres con frecuencia, llegarás a conocerlo a través de sus palabras.