Tuesday 29 december 2009 2 29 /12 /Dic /2009 00:28

AUNQUE LA MONA SE VISTA DE SEDA… MONA SE QUEDA


mona de seda         Este artículo va contra mis principios. Éste es MI Blog. Y lo último que me interesa es escribir sobre las patéticas personas que uno se cruza en la vida, y que no merecen dedicarles ni un segundo de tu tiempo. Pero me gusta escribir, y para progresar en el arte de la escritura, uno debe también saber “jugar” en el campo del equipo contrario sin el apoyo de su “afición”, refiriéndome metafóricamente a lo que realmente me gusta escribir. A las cosas que salen de mi cabeza.

         Queda claro que no escribo este artículo por capricho, ni por gusto. Sino como crítica, haciéndome considerar indirectamente un testigo de lo que estoy viendo, una vez más. Y no es que haya descubierto a estos seres de la noche a la mañana, yo conviví con uno durante un largo periodo de tiempo. Por poco acabo loco, en serio. La gente que tiene de verdad buen corazón, y no busca causar el daño a los demás, tenemos un refrán que dice: “Vive y deja vivir”. Por suerte, ya he aprendido a cortar las alas, y ya no soy el mismo que se dejaba pisotear por no hacer daño a los demás. Y sin más que destacar, comienzo:

        “Aunque la mona se viste de seda… mona se queda”. Frase que algunos estudiosos aseguran que fue el escritor romano, Luciano, el primero en emplearla en sus escritos. Y de hecho existía un refrán similar entre los romanos: “La mona siempre es mona, incluso si se viste de púrpura”. Y como he mencionado antes, yo fui víctima de uno de esos “monos”, (sin ánimo de involucrar a los simpáticos monos). Estos monos, guardan dos caras, una buena y muy grande, y otra mala, ¡pero malísima! El problema es, que una de dos, o son por naturaleza monos que sólo piensan en sí mismos, o es que no se dan cuenta de lo que están haciendo. Yo creo que va a ser lo segundo, porque no son capaces de reconocerlo. Nos lleva por lo tanto a que hay una variedad de monos que son orgullosos. Y que dentro de esa variedad, por si fuera poco, pueden haber monos también que tienen que tener la última palabra, lo cual nos lleva a los monos líderes. ¡Pero es que aún podemos meternos más a fondo! ¿Qué pasaría si además decimos que existen otra variedad de monos, que bajo ninguna circunstancia permitirán que su “sufrimiento” quede en vano frente al de los que realmente lo deberían de estar? Al grano, egoístas.

                Por lo tanto, esquematicemos todo este laberinto. Dando como resultado:

                                               ORGULLO           LIDERAZGO          EGOÍSMO

        Qué escalofríos, tener a un mono de estas características en tu entorno ¿verdad? Si apareciese alguien así en vuestra vida y se describiera como tal, pagaríamos nuestra copa y nos largaríamos corriendo del bar. El problema, es que no te lo van a decir, por lo que es difícil detectarlos. Porque es como si tuviesen alguna clase de ictus en la cabeza, que les provoca una parálisis cerebral y les impide darse cuenta de lo que tienen  debajo, pero muy debajo. Ya que muestran bajo su buena cara de ángel una actitud alegre, atenta, cariñosa, tierna, agradecida, tranquila… Auténticos tesoros humanos mientras todo sea de color de rosa.

        Además es que son listos. Y seguro que se dan cuenta, porque la jugada les sale siempre tan bien, una tras otra, que acaban saliéndose con la suya, sobre todo con la gente que va por la vida pensando más en los demás que en ellos mismos. Los monos se percatan de eso primero, porque así podrán emplear sus tres armas secretas (y otras secundarias) cuando las circunstancias lo requieran. Especialmente en los enfrentamientos y discusiones. Cuando se tiende a discutir con un mono de estas características, el riesgo a salir perdiendo es peor cuantas más condiciones reúna de las expuestas. Por lo tanto, mi consejo, es que te olvides de ser tú mismo, te olvides de hablar con el corazón y usa la cabeza. O estás perdido. Tienden de hacer una estupidez, un mundo cuando las cosas no les salen como ellos quieren. ¿Por qué? Porque cuando saben que no tienen la razón, en lugar de reconocerlo y aceptarlo, rebuscan entre su doloroso corazón que ha sido dañado. Supuestamente por nuestra culpa. Y no dudan de usar el chantaje emocional en el caso de que no logren pillarnos la vena sensible. Son auténticos actores. Pero cuesta verlo, porque antes de lograr verle la piel de cordero al lobo, vemos otras cosas, que nos hacen creer que es imposible que puedan llegar a ser como tales. Llegándonos a dar incluso miedo de perderlos cuando no tenemos los ojos bien abiertos.

        Cuando discuten, no esperes que ellos reconozcan su culpa en el momento, aunque el sentido común de la situación diga lo contrario. No lo harán nunca, primero tienen que conseguir que tú te sientas culpable por medio de todas las artimañas que he mencionado y las que me pueden quedar por mencionar. Cuando han conseguido lo que querían, entonces es cuando dicen que ellos han tenido también algo de culpa, para que no te sientas mal por el supuesto daño que les has hecho. Pero ya es demasiado tarde. Ya han conseguido que te destrozaras tú solito por ser una mala persona. Y ellos quedan como reyes o reinas.

        Cuando te vas dando cuenta, y sabes enfrentarte a ellos con la sangre fría, entonces cambian de táctica. Se ponen a llorar o a gritar, te lanzan “el veredicto final”, se dan media vuelta y se largan. Dejándote con la palabra en el aire, sin opción de contestar. A eso se le llama, aparte de cobardes que no saben afrontar una discusión, falta de respeto. Al principio te quedas de piedra, pero después empiezas a darle vueltas, y si careces de falta de personalidad, terminas volviendo a caer en su trampa. Y antes o después acabas detrás de ellos como un idiota para pedirles perdón.

        También tienen la táctica del caramelo, por llamarlo de alguna manera, porque en psicología profesionalmente no sé cómo se define a ésta clase de comportamiento. El proceso es el siguiente: Les suplicas por algún motivo, pero te dicen que no, tú vuelves a suplicarles de las mil maneras posibles aunque tengas que pisotearte tu propio orgullo, transformándote en un calzonazos. Ellos insisten de que no. Entonces ante la impotencia, y al sentirte como un idiota de haber caído tan bajo y haber puesto al otro tan alto. Te revelas, y le dices de todo. Entonces ellos te contestan algo como: “Tenía intención de pensármelo, pero después de lo que me acabas de decir, ya no lo voy hacer”. Y ya te has quedado sin el caramelo que podrías haber conseguido si hubieses sido un niño bueno. Pero a saber si hubiese sido verdad.

        A veces pienso si de verdad se tratan de gente mala de verdad, o es que son tan hijos de sus padres que no saben hacerle frente a nada porque todo se lo han dado hecho. Acaban volviéndose locos, no razonan con sentido común. Hacen de una tontería un mundo. Son seres inmaduros, acaban por no tener a nadie. Pero eso no lo dirán, ellos van por ahí haciendo amigos por donde sea y como sea. Buscan víctimas para tenerlas bajo sus pies cuando las circunstancias lo requieran. Y si no lo consiguen, pasan a formar parte de su lista negra, y ellos se lavan las manos. Aunque les pase cien veces, ellos harán lo mismo: “Busco una presa, si es tonta, la tendré bajo mis pies, si resulta ser lista y me desafía, la descarto y pasará a la lista negra. Porque yo lo hago todo tan bien y yo no tengo la culpa de que siempre me pase lo mismo”. Olvida que estando con un mono así, podrás crecer como persona. Crece como persona, y podrás enfrentarte a ellos y mandarlos a tomar por culo sin sentir pena ni culpabilidad. Ellos siempre andarán con la misma estrategia: Esconderse de la gente con personalidad para evitar salir perdiendo cuando las circunstancias los pongan a prueba, y aferrarse a los tontos que son más manejables. Porque en el fondo les da miedo sentirse solos, y necesitan de cualquier compañía, pero bajo sus principios. No tienen pues personalidad, ni espíritu de crecer, se quedan estancados en un punto y de ahí no pasan.

        Y finalizo este artículo. No sin antes decir que esto es una mera opinión sin ánimo de lucro. Alguien me pidió que hablara sobre ello, y por eso lo he hecho. Si no se me ocurre algo sobre qué escribir, pues no me importa hacerlo, lo importante  es escribir.

 




Por Sergito - Publicado en: Como te iba diciendo...
Ver los 5 comentarios - Escribir un comentario
Volver a la página principal

nuevo blog

¡Nuevo Blog de Sergito!

Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados